El olivar superintensivo y en seto de Alqueva concentra más del 75% de la producción de aceite de oliva de Portugal

Fecha de publicación: 11/07/2024
Fuente: Extremadura XXI
Lugar: aceite de oliva y olivar
El olivar del entorno de Alqueva, primo hermano del que se extiende en miles de hectáreas de las vegas bajas del Guadiana extremeñas, se ha convertido en el gran motor del pujante sector oleícola portugués. Un país que hace apenas dos décadas no pasaba de producir unas 60.000 toneladas de aceite y que ya ha asido capaz de alcanzar las 200.000 tn en alguna campaña. Son bastantes los empresarios extremeños, al igual que cordobeses y sevillanos sobre todo, que cuentan con explotaciones de olivar superintensivo y en seto en las hectáreas regadas por el embalse de Alqueva en el lado portugués.



Para darse cuenta de la gran importancia de los olivares de Alqueva representan, basta con analizar los datos de la pasada campaña 2022/2023. Según la Casa do Azeite de Portugal, Alqueva representa en torno al 25% del total de la extensión de olivar de todo Portugal pero en la pasada campaña concentró casi el 90% del total de la producción portuguesa de aceite de oliva, que se quedó en las 126.000 toneladas. Esta cifra supuso un descenso en la producción de casi el 40% en relación a la campaña anterior, en línea con lo ocurrido también en otras grandes zonas productoras de la península, incluida Extremadura.



Para esta campaña 2023/2024, las estimaciones de las asociaciones de productores de Portugal apuntan a una producción de entre 140.000 y 150.000 toneladas de aceites de oliva, donde la zona del olivar de Alqueva volverá a concentrar más del 75% del total de la producción. Por delante de otras grandes zonas productoras, dominadas por el olivar tradicional de regadío, como la de Tras os Montes o la propia del Alentejo y Beira Interior.



Riego y mecanizaciónSegún Pedro, Serrano, Socio Gerente de la consultora portuguesa AGRO.GES “la implantación del proyecto Alqueva en el Alentejo, que coincidió en el tiempo con la autorización de ayudas para un nuevo olivar de 30.000 olivos en Portugal, generó una enorme dinámica de inversión. La combinación de un cultivo mediterráneo, conocido por los agricultores y muy bien adaptado a las condiciones edafoclimáticas de la región, con la disponibilidad de agua y la introducción de nuevas tecnologías relacionadas con el riego, mecanización y disponibilidad de variedades, dio lugar a la creación de unas condiciones ideales para la rapidísima expansión de nuevas plantaciones de olivar”.



La superficie de olivar en Alqueva ha crecido sucesivamente cada año desde el inicio de su operatividad, alcanzando un total de 67.800 ha en 2022 (en 2012 era de 13.400 ha). Esta dinámica, muy impulsada por el aumento de la demanda y la disponibilidad de capital de inversores de orígenes muy diversos, se ha expandido a otras zonas de producción beneficiadas por perímetros de regadío, tanto en Alentejo como en otras regiones de Portugal.



Capital inversorSegún Serrano, “la expectativa para los próximos años es que la inversión en olivares en Portugal mantenga una tendencia creciente, aunque más moderada. La existencia de zonas de regadío aptas para la plantación de olivar disponibles es cada vez menor. La aparición a gran escala de otros cultivos permanentes con mayores rendimientos, en particular el almendro, ha traído una fuerte competencia por las tierras disponibles y el capital inversor, lo que a menudo conduce a la reconversión de los olivares intensivos de regadío hacia estos nuevos cultivos. Así, se espera que la inversión en olivar en los próximos años se centre en la reconversión de olivares intensivos de regadío existentes que, por su antigüedad o densidad, puedan reconvertirse en olivares de alta densidad en seto, con más productividad”.